Historia Antigua

Historia Antigua

Durante el periodo ibero-romano, estas tierras fueron escenario de los enfrentamientos que mantuvieron iberos, cartagineses y romanos, por el control del territorio. Prueba de ello son los recintos fortificados o torres, cercanas a Castil de Campos. La Torre del Cerro de la Hambrona presenta una estructura cuadrangular, con basamento superior que descansa sobre una plataforma inferior y realizado en mampostería de mediano tamaño. Esta torre, junto a la de similares características del Peñón del Águila (situada en el Tajo Chivo), y la que existía en Sierra Leones, servirían para el control militar de esta zona de paso y frontera.

Imagen Basamento de la Torre del Peñón del Aguila
Basamento de la Torre del Peñón del Aguila en el Tajo del Chivo. Foto: MáximoRuiz-Burruecos

Castil de Campos durante esta época quedaría en un primer momento bajo la influencia del poblado ibérico del Cerro de las Cabezas, y más tarde, bajo la dominación romana, formaría parte de la Hispania Ulterior, parte de cuyos territorios se integrarían posteriormente en la Bética Romana. Durante éste  periodo, Castil de Campos estaría bajo el ámbito de influencia de la antigua Iliturgicola, o Ciudad Cabezas, como se conoce por los vecinos de Castil de Campos. De esta época se conservan en el Museo Histórico de Priego, un anzuelo y tres monedas procedentes de un yacimiento romano cercano al casco urbano de Castil de Campos: un Denario (de plata), un Sestercio (de bronce) y un Centenionalis, (también de bronce).
Algunos restos de tegulas (tejas romanas) aparecen en el Cerro del Escribano, e incluso, en un manuscrito del siglo XIX, se hace referencia a la existencia en Campos de un precioso trozo de columna jónica (sin que se haya podido localizar por el momento).

Imagen de monedas procedentes de un yacimiento romano
Anzuelo, Denario (de plata), Sestercio (de bronce) y Centenionalis (también de bronce),procedentes de un yacimiento romano cercano al casco urbano de Castil de Campos (Museo Histórico Municipal de Priego). Foto: Asociación Cultural de Castil de Campos.